lunes, 21 de mayo de 2012

jgremta


Presionó ‘remarcar’  tres veces hasta que apareció su número; no fue capaz de llamar, se quedó mirándolo en la pantalla. En la televisión sonaban  las noticias, algo sobre un grupo de la alcaldía. Continuaba mirando la pantalla mientras la ansiedad lo atrapaba; deseaba presionar el botón para hablarle (y sentir que todo estaba bien), pero no era capaz. El número desapareció de la pantalla, 12:08 apareció en vez. Su vista se desvió hacia el televisor, ‘algoconnombrebíblico garantiza alimentación en colegios de la ciudad’ alcanzó a leer. “Qué bien por los niños”, pensó, “Así debe ser” agregó antes de presionar nuevamente ‘remarcar’ y quedarse contemplando su número telefónico, embelesado y asustado como si la estuviera mirando a ella, casi como si esa serie numérica la dibujara, le mostrara su rostro. Seguía en una maratón mental y su corazón lo sufría…

1 comentario:

Crixils dijo...

Creo que me sale... Qué ansiedad compartimos.